Deborah: uñas perfectas a buen precio


En momentos de crisis como el que vivimos en la actualidad, hay productos de los que no debemos prescindir pero sí que podemos recortar un poquito el presupuesto. Estamos acostumbradas a oír que la cara es el espejo del alma, pero no por ello debemos olvidar algo tan importante como nuestras manos, que también dicen mucho de nosotras. La casa Deborah Milano tiene una amplia gama de productos para manicura que permiten embellecer y rejuvenecer tanto manos como uñas, asequible a todos los bolsillos.

Su línea básica abarca gran variedad en colorido, donde se incluyen temporadas arriesgadas con tonos fluorescentes amarillos, verdes o azules, los clásicos nacarados y los berenjena o morados que tanto gustan ahora. Se completa con diferentes bases reforzadoras, anti-mordedura, etc. Cualquiera de estos productos cuestan entre 7 y 9€. Pero donde radica la magia que Deborah pone en nuestras manos es en su línea Nail Space, una línea que viene a tratar cualquier problema que surja en nuestras uñas. Y funciona!!! Por fin una gama de productos que diferencia entre fractura, debilidad o abertura en capas; puesto que no siempre las uñas se rompen por el mismo motivo , y es por esto que muchas veces nos encontramos con endurecedores que no nos solucionan el problema. Un producto para cada caso concreto, algunos con bellos tonos porcelana y un acabado brillo espectacular. Cualquiera de ellos ronda los 11€ y son muy eficaces, eso sí, hay que seguir el tratamiento. Otra ventaja que encontramos en esta línea es la fluidez del producto, hasta su última aplicación mantiene la liquidez de la primera apertura.

Limas de varias caras, crema de manos regeneradora con aceites especiales para nutrir tanto piel como cutícula, peeling para durezas en el contorno de la uña (a base de pepitas de fresas) y hasta un acelerador del crecimiento. Nail Space de Deborah se ocupa de nuestra manicura hasta el último detalle, ya que para aquellas mujeres que quieren lucir mayor brillo, han ideado un barniz abrillantador que se dispensa en un original frasco con gotero, de modo que lo ponemos encima de cada uña y dejamos que una dosis caiga y se reparta sobre el color que hayamos elegido previamente, sin arrastrarlo ni emborronarlo. Una maravilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *