Entendiendo la Urticaria Crónica Espontánea

Helena caso UCE
La Urticaria Crónica Espontánea (UCE) es la que relacionamos con esas ronchas de color rojo que aparecen en nuestra piel acompañadas de picor. Es un tipo de sarpullido al que muchas veces identificamos con el nombre de habones, una urticaria en la piel que aparece sin avisar y que puede permanecer en nuestro cuerpo hasta seis semanas. De hecho, también puede pasar que las ronchas vuelvan a aparecer justo después de curarse.

Por desgracia, los efectos de la UCE van más allá de la piel, ya que los pacientes que la sufren suelen tener problemas de autoestima que dañan sus relaciones tanto en casa como en el trabajo. La Urticaria Crónica (UC) puede afectar hasta a un 1% de la población, mientras que dos tercios de los pacientes con UC pueden sufrir UCE.

El caso de Helena

El siguiente vídeo protagonizado por Helena, una mujer que sabe lo que es vivir con estos problemas en la piel, nos sirve para conocer cómo es el día a día de las personas afectadas. Como bien dice, lo mejor es afrontarlo con una sonrisa para seguir con tu actividad con normalidad.

Su relato es una de las historias en primera persona que ha recopilado Novartis Farmacéutica. En colaboración con la Asociación de Afectados de Urticaria Crónica (AAUC) han puesto en marcha una campaña que tiene como objetivo informar y sensibilizar sobre la Urticaria Crónica (UC). Su lema es “Libera tu piel” y es muy útil porque incorpora materiales informativos, como por ejemplo la “Guía para entender la Urticaria”. Además, nos invitan a visitar dos páginas web de gran ayuda para los pacientes y sus familiares: www.pielenlaquevivir.es y www.urticariacronica.org.

La UCE no es una alergia

Para terminar, creo que es muy importante dejar claro que la UCE no es una alergia. El problema es que no se conoce el detonante externo que la provoca, algo que sí sucede con otras enfermedades con habones. La ausencia de causas claras hace que el paciente siempre esté en alerta, ya que los síntomas pueden aparecer en cualquier momento. Por eso es tan importante seguir investigando en el campo de las enfermedades de la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *