Maquillaje de los ochenta


La década de los ochenta fue muy importante desde el punto de vista de la moda y de la belleza, ya que surgieron numerosas tendencias y estilos que todavía se conservan gracias a fieles seguidoras de este look. El maquillaje ochentero era bastante llamativo con colores fuertes en los ojos, los labios y las mejillas. Aunque en la actualidad las tendencias no son atrevidas como lo eran entonces todavía se conservan algunos detalles importantes, de hecho los labios en tonos como el rojo o el naranja continúa siendo una propuesta muy de vanguardia.

Si quieres conseguir este estilo toma nota de los siguientes consejos y anímate a ponerlos en práctica. En cuanto a las sombras, lo importante es jugar con distintos colores como el fucsia y el rosa, aunque a la hora de escoger tonalidades siempre es preferible apostar por el que más te favorezca según tu color de piel, de ojos y de cabello.

Si era una mujer osada, no dudes en añadir una sombra de ojos brillante para conseguir un look todavía más retro. Las sombras de ojos de Bourjois son una de mis favoritas, las tienes en una gran variedad de colores y a un precio muy razonable.

El colorete es otro de los grandes clásicos de este maquillaje. No tengas miedo a la hora de aplicarte este producto, ya que en los ochenta la tendencia era lucir unas mejillas muy marcadas. En los comercios de Sephora la propuesta de coloretes es infinita, tonos rosados para las chicas de tez más clara, y color melocotón para las más morenas.

Para terminar, no podemos olvidarnos de maquillar nuestros labios con la propuesta cromática de aquella década, es decir colores encendidos y fuertes. Hace poco descubrí la barra de labios de Christian Dior, Addict Lip Color, que aporta un color ultra-vibrante y muy duradero, la única pega es su elevado precio.

Un consejo es que combines estos colores de la manera más correcta, es decir unos ojos intensos con unos labios desnudos, o bien al contrario, una boca de infarto y una mirada muy natural, sin grandes pretensiones. Recuerda que estos maquillajes ochenteros son muy atrevidos, y salvo que seamos unas verdaderas expertas con la brocha y los productos de belleza, no es muy aconsejable exagerar combinando colores llamativos, el resultado puede terminar siendo desastroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *