Elige perfume según tu personalidad


Se dice que nuestro olfato es capaz de diferenciar hasta 10.000 olores diferentes. Lo cual significa que existe una gran potencial para crear nuevos perfumes. También se sabe que que podemos recordar multitud de aromas, aunque normalmente se relacionan con las sensaciones que produjeron.

El olfato nunca descansa, pues está expuesto a continuos estímulos e íntimamente ligado a las sensaciones y los recuerdos: el perfume de la madre, el del primer novio, el que usamos de niños o el que nos acaban de regalar. Todo perfume provoca emoción.

Sin embargo, cada persona puede sentir los aromas de forma diferente. En general, los perfumes de lavanda producen serenidad y calma; las fragancias con notas de rosa, sándalo y vetiver son relajantes; mientras que las que las contienen esencias de cítricos son estimulantes. Hay aromas capaces de estimular nuestra libido como el pachuli, o que nos ponen alegres como la bergamota.

Mientras que los mejores aromas para aclarar ideas son los que poseen notas de de menta, pino y romero. Así pues, la elección del perfume no es solo una cuestión de gusto, también influye mucho nuestra personalidad, como somos o como queremos ser:

Elegancia: Se perfuma por refinamiento. Es refinada, atemporal, valiosa, emocionante, auténtica, lujosa, tradicional, sutil y romántica.

Seducción: Lo hace para seducir. Es provocadora, sexy, misteriosa, glamorosa, sensual, pícara, fantasiosa, irresistible, voluptuosa.

Naturalidad: Se perfuma para sentirse bien. Pura, serena, dinámica, sencillez, armonía, envolvente, emocionante.

Infantil: Busca resaltar su personalidad. Despreocupada, alegre, fantasiosa, urbana, chispeante, enérgica, ternura y estimulante.

Perfumes,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *