Piel única con los tratamientos de belleza de Kenzoki


Tú eres única y Kenzoki lo sabe, por eso ha creado sus tratamientos de belleza personalizados que, más allá de aportarte todo lo que tu piel necesita, también convertirá esa rutina en una explosión sensorial. Elige la línea que mejor se adapta a tu tipo de piel y prepárate para disfrutar con todos los sentidos:

Hoja de bambú: tratamiento para pieles normales a grasas. Texturas frescas, fluidas y ligeras, con un perfume verde crujiente, que aportará energía en todos los sentidos. Su línea de limpieza tiene un Gel muy frío y espumoso, que limpia, desmaquilla y purifica; la Loción Tónica completa esa limpieza e hidrata; y su Mascarilla es un shock de frío que refrescará tu piel de inmediato. Para tratar tu piel a diario, dispones de 2 cremas de día, una de ellas fluida, otra de noche, y un suero ultra hidratante.

Flor de jengibre: para pieles normales a mixtas. Texturas frescas y tónicas, con un perfume luminoso euforizante. Podrás limpiar tu piel con su Gel Helado desmaquillante, así como exfoliarla con un producto a base de jalea fresca con perlas de gominola. El tratamiento facial es reafirmante y regenerador, y consta de crema de día, crema de noche, suero, y contorno de ojos.

Loto blanco: para todo tipo de piel. Texturas lácteas y aterciopeladas, con perfume blanco empolvado, muy relajante. Un tratamiento que le proporcionará a tu piel una sensación calmada e iluminada. Podrás desmaquillar tu piel con una crema suave, así como su gel para pestañas y párpado es ideal para esa zona tan sensible; su mascarilla exfoliante ilumina y calma el rostro; y podrás terminar tu rutina de limpieza con su Agua Fresca de Loto, una pulverización de frescura, calma e hidratación. El tratamiento consta de crema de día, de noche, suero, y contorno de ojos, que alisa, borra bolsas y ojeras, a la vez que relaja.

Vapor arroz: para pieles normales a secas. Texturas untuosas y generosas, con perfume suave y sensual. Limpia tu piel con una suave emulsión, tonifícala con su loción cremosa, y nútrela intensamente con la mascarilla reafirmante. Despierta tu piel con una crema de día que capta la luz, descánsala con su crema de noche, y mímala con el suero ultranutritivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *